¡Síguenos!

Chile Prunes

Experiencia para aprender / enero / 2018

  • enero / 2018

La producción de ciruelas deshidratadas comenzó en California durante la época de la fiebre del oro, a mediados del siglo XIX. La industria se concentró originalmente en el área de la Costa Central de California pero, debido a la inconsistencia de las cosechas y su maduración, la producción se trasladó al Valle de Sacramento y en menor grado al Valle de San Joaquín durante los años ’50 y ‘60. En esta época la cosecha mecánica con cosechadora por vibración de tronco y los armazones de recolección se volvieron la norma.

La superficie de cultivo de ciruelas secas creció hasta alcanzar alrededor de 85.000 acres (unas 34 mil hectáreas) a fines de la década del ‘90. Luego, debido al surgimiento de otras alternativas más rentables como las almendras y las nueces, sumado a la competencia internacional, la superficie cultivada comenzó a disminuir en forma constante a principios del siglo XXI hasta estabilizarse recientemente en alrededor de 48 mil acres (unas 20 mil hectáreas).

Variedades

La variedad d’Agen fue la primera. Se ha intentado con muchas otras variedades a lo largo de los años, sin embargo ninguna se encuentra actualmente plantada en una superficie significativa. Actualmente, la industria de la ciruela en California está dominada por los tipos franceses, como el ciruelo francés, ciruelo francés mejorado, Gerrans y el ciruelo francés tempranero debido a su producción más consistente, adaptabilidad a la cosecha mecánica y la facilidad del procesamiento y el secado.

En 1985 la U. de California inició un programa de cultivo de ciruelas con el objetivo de desarrollar variedades con cualidades similares al ciruelo francés pero con diferentes tiempos de cosecha. A la fecha han surgido tres variedades a partir de ese programa. Aquí se incluye la Tulare Giant, una variedad que se ha plantado en parte para el mercado de las ciruelas frescas, la Sutter y la Muir Beauty. La variedad Sutter ha tenido inconvenientes con la calidad del secado y la Muir Beauty se seca con un color más claro que la del ciruelo Francés. A la fecha, estas variedades se han plantado en superficies limitadas y no parecen estar tomando fuerza.

Riego

El riego de bajo volumen, en donde se incluye el riego por goteo y microaspersores, se ha convertido en la forma predominante debido al potencial ahorro de agua y un mejor control de la aplicación. El Riego Deficitario Controlado (RDI, por sus siglas en inglés) que implica comenzar con riego completo y luego aumentar gradualmente a un nivel de estrés moderado mediante cosechas es utilizado por algunos productores. Este método se maneja mejor con el uso de una cámara de presión que mide con precisión el estado del agua del árbol.

Potencialmente ofrece un uso reducido de agua, una cosecha avanzada y un mejor coeficiente de secado.

Portainjertos  

La mayoría de las ciruelas deshidratadas de California se plantan en portainjertos de ciruelo, en los que se encuentra el almácigo de mirobálano, que se cree proporciona un mejor anclaje y macollo ligero, aunque individualmente varían más entre sí.

El mirobálano 29 C es un portainjerto propagado vegetativamente que produce árboles más parejos que los almácigos de mirobálano, aunque tiene la desventaja de tener un anclaje más deficiente. Marianna 2624 se propaga vegetativamente y es resistente al nemátodo del nudo de la raíz y al hongo de la raíz del roble. Tiene raíces poco profundas y se estima que está relativamente poco anclado y que sus raíces tienden a producir retoños de raíz. Marianna 40 es un tipo relativamente nuevo; tiene muchas de las características positivas de Marianna 2624, pero se cree que está mejor anclado y que produce menos retoños de raíz.

El durazno (Lovell o Nemaguard) se utiliza a veces en áreas donde el cancro bacteriano representa un problema. Es más susceptible a la putrefacción de la corona causada por Phytopthora y puede ser propenso a cosechas excesivas, lo que puede ocasionar una deficiencia de potasio, la muerte regresiva de los brotes, y frutos de tamaño pequeño. Recientemente se han puesto a disposición varios portainjertos nuevos de frutas con cuesco, en donde se incluye una serie de portainjertos rusos como el Krymsk 86, que se ha convertido en un portainjerto de almendra muy popular en el Valle de Sacramento, principalmente por su mejor anclaje.

Actualmente, la Extensión Cooperativa de la Universidad de California está realizando una serie de ensayos con portainjertos. Es probable que estos ensayos identifiquen nuevos portainjertos que podrán ser aplicados en la producción de ciruelas deshidratadas de California.

Diseño y densidad del huerto  

Tradicionalmente los huertos de ciruelo han sido plantados con un espaciado de 20 pies (unos 6 metros) o más. Un huerto plantado en los años ochenta en el Condado de Glenn con un espaciado de 9 pies (unos 2,7 metros) en la hilera y 16 pies (unos 4,8 metros) entre hileras, o 303 árboles por acre, produjo más de 9 toneladas secas por acre en un año y promedió 6,6 toneladas secas durante 6 años con 75 frutos secos por libra.

Otro huerto con un espaciado de árboles de 14 por 17 (4,3 por 5,2 metros) con una orientación de hilera norte – sur y varios tratamientos de poda promedió más de 6 toneladas secas por acre con 70 de fruta total en cuatro años. Además, una plantación de triángulos equiláteros de 18 por 18 (aprox. 5,5 por 5,5 metros) con 155 árboles por acre ha sido una plantación popular y productiva. Con plantación de barreras vegetales el espacio al interior de las hileras es menor que el espacio entre las hileras. Cuando se realiza esta plantación de setos se recomienda una orientación norte sur para una distribución más uniforme de la luz.

Organizando los huertos jóvenes

Tradicionalmente, los árboles de ciruelas deshidratadas se podaban seleccionando tres ramas principales igualmente espaciadas y luego guiándolas hasta menos de un metro. Este programa continuaba en las ramas secundarias y terciarias en los siguientes períodos de receso. Un estudio iniciado en los años ochenta comparó el efecto de guiar la longitud de las ramas principales y secundarias durante la producción temprana. Los tratamientos incluyeron aquellas ramas que no habían sido guiadas o las que habían sido dejadas con poda larga, levemente despuntadas, y las de poda corta guiándolas a 30 pulgadas (76 cm aprox.). Este programa se realizó durante las cuatro primeras temporadas de receso. La poda diferencial se suspendió después de la cuarta temporada.

Las primeras cosechas correspondieron al largo de las ramas direccionadas, en donde los árboles sin direccionar produjeron seis toneladas más por hectárea que los árboles con poda corta en la quinta hoja. En la sexta temporada toda la producción se igualó. Los árboles intermedios tuvieron una producción intermedia y tuvieron muchas de las ventajas de los árboles con poda larga con una menor reducción en sus cosechas iniciales.

Cuajado del fruto

Las temperaturas excesivas durante la floración tuvieron como resultado un menor cuajado del fruto y menor cultivo en tres de los últimos diez años. La investigación ha demostrado que el crecimiento del tubo polínico es más sensible al calor que la germinación del polen. Esto significa que si bien el polen puede germinar, podría dañarse por el calor excesivo antes de que llegue al óvulo y afecte la polinización.

Las temperaturas sobre los 29 grados centígrados durante la floración han sido consideradas problemáticas. Los productores han intentado lidiar con estas condiciones a través de medidas que puedan reducir la temperatura en el huerto, como el enfriamiento por evaporación mediante el uso de microaspersores o el mantenimiento de cultivos de cobertura más alta cuando existan temperaturas excesivamente altas durante la floración.

Raleo mecánico

Los asesores agrícolas de la Universidad de California elaboraron a fines de los ‘60 un sistema para ralear mecánicamente los árboles de ciruelas secas con cosechas excesivas. Este programa fue poco utilizado hasta mediados de los ’80, cuando las fuerzas del mercado comenzaron a penalizar los tamaños de fruta pequeños. La investigación y el alcance adicionales combinados con factores económicos hicieron que esta técnica fuera ampliamente adoptada, y en la actualidad es utilizada por la mayoría de los productores de California. El procedimiento que se utiliza es el siguiente: en la fecha de referencia, cuando el endosperma es visible en la fruta diseccionada (a principios de noviembre en Chile), retire y pese toda la fruta de algunos árboles representativos. Cuente y pese una muestra para determinar la cantidad de fruta por kilo.

Multiplíquela por el peso de la fruta del árbol para determinar la cantidad de fruta por árbol. Al utilizar el historial de cultivos anteriores, determine la cantidad de fruta que los árboles pueden sostener mientras producen el tamaño deseado. Agregue un 20% al conteo de fruta para incluir la fruta caída desde la poda de raleo hasta la cosecha. Sacuda otro representante para eliminar parcialmente la fruta. Pese y cuente una muestra de fruta para determinar cuántas frutas se extrajeron. Ajuste la intensidad de la sacudida y el tiempo para lograr la eliminación deseada. Luego ralee el huerto y revise periódicamente realizando un nuevo muestreo para asegurarse de que esté alcanzando la cantidad de fruta deseada.

Poda mecánica

Los altos costos asociados a la poda manual han hecho que los productores busquen alternativas. Un estudio que realizamos en los ‘80, en donde la poda de laterales y de altura se comparó con la poda manual demostró que para obtener el mismo tamaño con poda mecánica y poda manual era necesario podar excesivamente hasta el punto donde el valor de la producción perdida excediera el ahorro asociado con la poda mecánica. Las preocupaciones relacionadas con el costo de la poda persistieron.

A principios del siglo XXI el mercado presentó nuevas maquinarias de poda mecánica que ofrecían una variedad más amplia de tipos de poda. Se inició un estudio el 2006 con el objetivo de comparar distintos tiempos y tipos de poda mecánica utilizadas en combinación con otras tácticas de manejo como el raleo mecánico y la poda manual desde el suelo sin escaleras. Los tratamientos de poda mecánica incluyeron tiempos de receso y de verano con cortes planos en la parte superior, cortes en forma de tejado, y cortes en forma de “V” (se cortó una forma en “V” en el centro del árbol paralela a la fila).

Después del primer año, debido a un rebrote excesivo luego del periodo de receso, este tiempo se cambió al periodo inmediatamente después de la cosecha, lo que tuvo como resultado un rebrote menor. Durante los cuatro años del estudio, todos los tratamientos alcanzaron muy buena producción con conteos de fruta satisfactorios de 65 a 70. Sorprendentemente, el tratamiento de poda manual, que se mantuvo constante durante los años del estudio, tuvo el rendimiento y el valor más bajo. No hubo diferencias significativas en la producción y en el valor después de cuatro años entre ninguno de los otros tratamientos. Hubiéramos estado contentos con la producción de los tratamientos podados a mano de no haber sido por la comparación con otros tratamientos.

Creemos que estuvimos, sin saberlo, podando demasiado con los tratamientos de poda manual. Es importante señalar que los tratamientos de poda mecánica no se realizaron aisladamente sino que incluyeron todas las prácticas de manejo que consideramos apropiadas considerando la carga del cultivo e incluyendo el raleo mecánico y una poda más ligera desde el suelo utilizando podadoras de mango largo y cizallas neumáticas. El ahorro de costos en comparación con la poda manual en escalera y con corta ramas fue de entre 30% y 40%. De esto podemos concluir que es posible utilizar la poda mecánica en combinación con otras prácticas de manejo para lograr altos rendimientos y calidad de fruta y, al mismo tiempo, reducir significativamente los costos de poda al sacar las escaleras de la ecuación por al menos cuatro años.

Por Mundoagro.cl

ciruelas 34