Una reciente investigación publicada en el Journal of Medicinal Food plantea que alimentarse frecuentemente con ciruelas secas puede mejorar los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV), incluido el aumento de la capacidad antioxidante y la reducción de la inflamación entre las mujeres posmenopáusicas sanas.
La investigación dirigida por la Universidad Estatal de San Diego revela
que las ciruelas secas pueden afectar positivamente el riesgo de enfermedad cardíaca en la mujer post menopaiusica.
“Cuando miras nuestra investigación anterior y la investigación de otros combinada con estos nuevos datos, verás evidencia consistente de que comer ciruelas secas puede mejorar la salud”, dijo la investigadora principal Shirin Hooshmand, Ph.D., RD, profesora de la escuela. de Ciencias de la Nutrición y el Ejercicio en la Universidad Estatal de San Diego.
Los investigadores encontraron que comer 50 gramos de ciruelas pasas (alrededor de 5-6 ciruelas pasas) cada día durante solo 6 meses ayuda a reducir la inflamación crónica y aumentar la capacidad antioxidante en el cuerpo se asocia con un menor riesgo de ECV, junto con muchas otras enfermedades. Este estudio no solo muestra que las ciruelas pasas pueden ser una buena manera de reducir la inflamación y aumentar la capacidad antioxidante, sino que también sugiere que comer ciruelas secas todos los días puede mejorar los niveles de colesterol en mujeres posmenopáusicas “.

Mark Kern, Ph.D., RD, CSSD, profesor de Nutrición en la Escuela de Ejercicio y Ciencias de la Nutrición de la Universidad Estatal de San Diego

Deja una respuesta